Saltar al contenido

El subjuntivo: Del odio al amor hay un solo paso, y es cognitivo

¡Hola! Soy Rafa, y aunque soy de Úbeda, tierra de aceite, alfarería, Sabina y Muñoz Molina, vivo en Granada, tierra soñada, desde que empecé como profesor ELE allá por el año 2000 en Castila, una maravillosa escuela acreditada por el Instituto Cervantes en el Albaicín granadino, enfrente de la Alhambra. Ahí empezó un camino maravilloso de docencia y de formación que me ha llevado hasta aquí. Mi hija Lucía, que acaba de cumplir 7 añitos, su mami, una buena novela negra, la escritura, el cine, jugar al fútbol, un buen rato de bodypump y los ratos en buena compañía llenan mi vida de buenos momentos cada día.

No soy muy de etiquetas, pero hay profes y estudiantes que me llaman: “el mago de la gramática” y eso representa muy bien mi gran pasión: la gramática cognitiva y su aplicación a nuestras clases para hacernos la vida más fácil, con naturalidad, sencillez y mucha lógica.  

Yo les digo que no es magia, es gramática cognitiva.

El subjuntivo: Del odio al amor hay un solo paso, y es cognitivo

Creo que el título de la propuesta habla por sí solo de mi intención. Todavía hay mogollón de profes a lo largo y ancho del planeta que sufren, y por consiguiente transmiten, el miedo y la inseguridad que les provoca enfrentarse al subjuntivo en clase. Desde tiempos inmemoriales hay memes que hablan del temido momento en el que una persona que aprende nuestra lengua tiene que enfrentarse al subjuntivo

Las razones de que esto haya sucedido durante años son muy sencillas: nunca se ha enseñado, y por eso nunca se ha aprendido, el subjuntivo de una forma lógica, sino con las consabidas listas y grupos de verbos que, de forma mecánica, hacen detonar a veces indicativos, a veces subjuntivos, y a veces ambos. Si a todo esto lo envolvemos en una capa de irrealidad, de ficción y de subjetividad, ya tenemos el cóctel molotov perfecto. 

Esta ha sido la motivación principal para que yo quiera aportar un poquito de luz a este contenido, que es sin duda uno de los caballos de batalla de nuestras clases. 

En mi taller vamos a descubrir la razón de ser del subjuntivo, que no es ningún capricho, sino una necesidad de nuestra lengua para aportar maravillosas intenciones comunicativas, y ahí está el quid de la cuestión. Cada persona, o su cerebro, elige las palabras adecuadas para llevar a cabo su intención comunicativa, ni más ni menos. 

En definitiva, pondremos encima de la mesa los mecanismos lógicos por los que funciona el subjuntivo, y los pondremos en práctica, porque todo esto no tiene sentido si no es para ponerlo al servicio de la comunicación

Importante: este taller no se realizará con un lenguaje demasiado técnico y lingüístico que nos aleje de la realidad de nuestras aulas. Ya me he encargado yo de desgranar y exprimir formaciones y libros con ese tipo de lenguaje para llevarlos a donde nos interesa, al barro, al día a día de nuestras clases. 

Reflexión prepropuesta

Por último, y como una tarea previa, ¡deberes!, para todas las personas que asistan en directo o que vean la grabación más adelante, dejo esta reflexión: 

Seguro que le has dicho a tus estudiantes alguna vez que después de: “quiero que” viene un subjuntivo, porque es un verbo de deseo. 

La pregunta que quiero que te hagas es: ¿por qué un verbo de deseo hace que salte un subjuntivo? 

Si te has parado a pensarlo y ya lo sabes, estupendo, estás en el buen camino. Si no, lo vamos a pasar muy bien en el taller.  

Ya tienes una razón de peso para asistir al encuentro, tanto en directo como en diferido. Si ves el resto del programa, tanto de didáctica como de emprendimiento, no hay lugar para la duda, va a ser el epicentro ELE del planeta, y no me lo perdería por nada del mundo

¿Dónde puedes encontrarme?

Instagram formadorele

Instagram formación Spanishclasseslive

Linkedin

Facebook

Facebook formadorele

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Podemos ayudarte?