Saltar al contenido

«Sólo no puedes, con amigos sí»

Con 26 años dejé mi primer trabajo en una productora de televisión para fundar, junto a mis dos socios, una revista para enseñar español de nivel intermedio-avanzado. Era una idea muy loca y arriesgada, pero sonaba bien. Mi pasión por el lenguaje, mi interés por la cultura y cierta dosis de inconsciencia hicieron que me embarcara en la aventura de mi vida: crear Punto y Coma, y más tarde, la editorial de ELE Habla con Eñe. Nunca estuvo entre mis planes, pero de la noche a la mañana me convertí en emprendedora y quiero contarte cómo me tiré a la piscina sin agua y qué es lo que ha mantenido a flote un proyecto en papel en plena era digital.

«Sólo no puedes, con amigos sí»

Cómo ha logrado sobrevivir una revista de enseñanza de español en las primeras dos décadas del siglo XXI, a pesar del paso del papel al soporte digital, de una crisis mundial y de todos los estímulos audiovisuales que nos rodean. Este es el contexto de una revista de cultura y actualidad para aprender español: Punto y Coma, con 20 000 lectores en 40 países.

En esta charla te voy a hablar de mi experiencia y de mis aciertos, pero también de mis derrotas. A lo largo de dos décadas el proceso de componer una publicación como la que dirijo ha ido transformándose y hoy puedo decir que todo es mucho más fácil gracias a la digitalización. Te voy a contar algunos secretos que han forjado el carácter de la revista, desde la selección de los contenidos, hasta lo más visual, su diseño. Y, naturalmente, te hablaré de mis contradicciones y conflictos a la hora de enfrentar cuestiones culturales que se pelean con algo que no puede faltar en cualquier empresa: el dinero.

En 2005, cuando hicimos el busines plan de Punto y Coma, alguien me habló del “camino por el desierto”. Es un término que se usa habitualmente en el mundo del emprendimiento y yo lo entendí cuando ya estaba tan adentro, que no podía echar marcha atrás. He tenido una experiencia maravillosa, un sinfín de dudas y muchos bajones. Al final el balance es muy positivo y no hubiese podido llegar hasta aquí sin mis compañeros de viaje. Considero la tecnología y las redes sociales herramientas fundamentales, pues me permiten volar sin salir de la oficina. A través de ellas me conecto cada día con profesoras y profesores de todos los colores y eso enriquece mi trabajo, sobre todo, en la revista.  

En mi editorial he coordinado 110 números de Punto y Coma, cuatro libros de cultura y he producido tres temporadas de la telecomedia para aprender español Spanish Sitcom. Además hemos creado las plataformas de ELE HABLACULTURA.COM y HABLAMETODO.COM.

También soy autora del libro Flamenco, de Difusión. Para esta editorial coordiné un total de quince lecturas graduadas en 2011. Además, los primeros ocho años de esta aventura editorial, tuve la oportunidad de trabajar para la agencia de noticias Associated Press y SVT, la televisión estatal sueca. Antes de la llegada de la última ola feminista, las periodistas suecas me dieron un par de lecciones que aplico desde hace más de diez años en mi trabajo como editora. Gracias al contacto con los medios extranjeros, desarrollé la capacidad para buscar temas de interés para los que viven fuera de España y siempre quise presentar nuestro país desde el respeto, alejarme de los tópicos.

Un día ya no necesité trabajar para otros porque Punto y Coma se sostenía gracias a sus suscriptores. Puedo decir que dirijo una revista en papel, independiente y que no necesita publicidad. En la actualidad esto es algo casi titánico. Y no hay ningún secreto, solo trabajo, un gran equipo y pasión.

Emprender implica estar al pie del cañón cada día, por eso es esencial, creer en lo que haces y apoyarte en el talento de las personas; de ahí el título de esta charla, una frase que aprendí desde que tuve uso de razón y que me viene de manera recurrente a la cabeza.

En cada proyecto suelo coordinar a un equipo de entre quince y veinte personas, y todos los días celebro poder rodearme de gente tan válida del mundo del periodismo, la cultura y la enseñanza. Ilusión es lo que siento siempre que abordo un nuevo proyecto. Dicen que la contagio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Podemos ayudarte?